miércoles, 16 de junio de 2010

ATENCIÓN

FELIZ VERANO





















La cueva de Altamira, famosa por sus pinturas prehistóricas, ha sido desde su descubrimiento un destino turístico imprescindible. No había visitante que pasara por Cantabria y se resistiera a darse una vuelta por el arte paleolítico. Tanto es así, que las numerosas visitas que recibían cada año pusieron en peligro su conservación y tuvieron que reducirse.



La gente tenía que esperar tanto para poder visitarlas que se decidió construir una imitación para que todo el mundo pudiera ver cómo eran por dentro. Esta imitación ya ha sido visitada por ¡dos millones y medio de personas! Sin embargo, el interés de la gente por ver las pinturas originales es tan grande, que al final se volverá a abrir la cueva, aunque no podrá haber tantos visitantes como antiguamente. Cuando se abra, nadie querrá perderse las increíbles pinturas de los bisontes, esos animales que nuestros antepasados cazaban a menudo.



¡Si quieres disfrutar del arte paleolítico corre porque a partir de agosto va a haber cola!